Maestros Viajeros #Viajar ahorrando

La historia que voy a contarte es curiosamente graciosa (irónica, pero graciosa).

El mes pasado, estábamos mi esposo y yo en Oahu, Hawaii, disfrutando de las atracciones del costoso y (tal vez) sobrevalorado Centro Cultural Polinesio. El Centro Cultural Polinesio (Polynesian Cultural Center) es una de las atracciones más icónicas de Hawaii, pues si quieres aprender sobre su historia y tradiciones, este es el lugar correcto. 

Visualízalo así: Es un parque temático, estilo Disneyworld, que está dividido por áreas y representan cada una de las 6 islas que comparte la cultura polinesia: Tahití, Nueva Zelanda, Fiji, Samoa, Tonga y Hawaii. En cada isla (o área) hay representaciones, espectáculos, degustaciones, música en vivo, etc. para que el público conozca un poco de esta cultura tan particular y antigua. Al terminar el día hay un Luau, que es una fiesta o banquete típico. Aunque si recomiendo visitar el lugar, cabe mencionar que los precios son un tanto elevados, así que si es la primera vez que vas a Hawaii si es recomendable, si regresas una segunda vez, la isla tiene mucho más que ofrecer.

Pero mi relato comienza justo después del banquete y el show de la noche (espectacular por cierto)… cuando termina el show a las 9:30pm y debemos regresar al hotel que estaba localizado justo a la otra esquina de la isla en Waikiki a 1 hora y 40 minutos de donde estábamos.

Quisimos rentar una motocicleta para transportarnos pero pensamos que era una mala idea ya que sólo la estacionaríamos el día completo y como andábamos en un plan más relajado, casi de ‘backpackers‘ dijimos: ¡Vayamos en el City Bus, pues!

El City bus o camión de Hawaii es una verdadera chulada. Si abres google maps puedes ver la hora exacta en que pasará el siguiente camión y sus paradas, su ruta y el tiempo en que tardará en llegar a donde deseas. No hay manera de que se te pase el camión o te pierdas. ¡Una maravilla! Tanto así, que nos pareció realmente ridículo pagar el autobús privado que ofrece el parque (al rededor de $30 US extras por persona vs. $5 US por persona en el City Bus).

Pues para no hacer el cuento largo, tomamos el City Bus e hicimos 1 hora 40 minutos de camino. Yo no sabía que esperar del tomar un camión de noche en un lugar que no conoces… Pero para mi sorpresa habían aproximadamente 3 parejas americanas, una familia y 2 chicas esperando junto con nosotros.

Abordamos el camión todos juntos, Diego y yo pusimos nuestro GPS y seguimos la ruta indicada por el celular. Se fueron bajando poco a poco las parejas y eventualmente nosotros también, fuimos casi los últimos en dejar el primer camión para transbordar y para nuestra sorpresa, cuando nos subimos en el segundo camión nos reencontramos a las mismas 3 parejas plática y plática: “Tal vez vienen juntos….” Me pensé.

Nos cambiamos de camión por tercera vez y ¡Oh sorpresa!, las mismas parejas volvieron a coincidir y al subir al camión nos dijeron: “You were at the Polynesian Center too!!” (¡Estaban en el Centro Polinesia también!) Y nos reímos todos por como coincidíamos en los mismos camiones por tercera vez y en eso se suben de nuevo la familia y las otras 2 chicas que estaban en el principio. Empezamos a hablar todos entre risas por el montón de coincidencias que teníamos: Todos nos hospedábamos en Waikiki y TODOS éramos MAESTROS: 6 maestros americanos, 2 maestras francesas y 2 maestros mexicanos (mi esposo y yo).

¿Coincidencia? ¡No! Jajajaja. Obviamente ellos habían hecho el mismo plan “ahorrador” que nosotros. Reímos nerviosamente pero muy contentos todos de no ser los únicos de regresar en un viaje tan largo en autobús. 

Platicamos de qué enseñaba cada uno y las diferencias entre enseñar en cada país. Fue muy agradable y el tiempo del camino pasó muy rápido.

Cuando llegamos al hotel, Diego y yo reflexionamos como la profesión de un maestro no es la mejor pagada en ninguna parte del mundo, y sin embargo ahí estábamos todos, de vacaciones en Hawaii…. Y también recapacitamos de cómo es posible cumplir sueños y metas y realizar los viajes que anhelas, si tienes un poco de valentía y un tanto de organización. En definitiva no somos ricos, nadie que se dedica a la enseñanza lo hace porque quiere vivir en lujos y aunque, la vida no es un parque temático como Disney, me gusta pensar que es como la frase de Ratatouille, adaptada:

“El dinero siempre llega para aquellos que aman Viajar.” 

Con esa reflexión los dejo, te animo a que no hagas de lado tus sueños y no los veas imposibles. Los sueños se cumplen justo cuando menos te lo esperas. Yo y mucha gente más tenemos pruebas de eso 🙂 ♡

Polynesian Cultural Center

55-370 Kamehameha Hwy Laie, HI 96762

Costo: Desde $89.95 – hasta  $239.95 US por persona

Sitio: www.polynesia.com

Sin más, me despido amigos, Nos leemos a la próxima.

Frida ♡♡♡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *